Para la joya más preciada de la casa, que es la mujer
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseConectarse
ESTO ES UN FORO PARA TODAS LAS AMAS DE CASA, REGÍSTRATE Y LO PASARÁS MUY BIEN. AQUI ENCONTRARÁS TODOS LOS TEMAS SOBRE LA MUJER, FAMILIA, HIJOS, PAREJA, BELLEZA, MODA, LECTURA, COCINA, LABORES, MAQUILLAJE, ETC... SI QUIERES COMPARTIR CON NOSOTRAS TODOS ESTOS TEMAS, TENDRÁS QUE REGISTRARTE
FRASE DEL DIA: Si no intentas grandes cosas, no las lograrás
Foro
MÚSICA


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» me presento chica youtuber
Miér Mayo 13, 2015 6:22 am por cadely

» こんいちわみんあさん Hola a todas! :)
Mar Jul 08, 2014 8:10 am por Luna Mitsuki

» Nueva
Vie Ene 31, 2014 2:05 pm por Maria Constanza

» Presentacion
Jue Dic 19, 2013 6:22 pm por landes

» Hola me presento amigas
Jue Oct 24, 2013 1:58 am por Jannete

» La Universidad del Exito. Taller de ayuda para las personas que durante la crisis lo han perdido casi todo
Lun Sep 09, 2013 12:21 pm por maribelibart

» Hola a todas!!!
Dom Sep 08, 2013 12:14 am por maribelibart

» Hola a todas
Lun Ago 05, 2013 5:47 pm por CeciDi

» nueva aqui
Lun Ago 05, 2013 5:43 pm por CeciDi

Nuestro Banner

Compañeros
Crear foro
Brothersoft.com


Comparte | 
 

 EL DOLOR DE ESPALDA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
aida
Admin
avatar

Femenino Mensajes : 1577
Fecha de inscripción : 03/04/2010
Edad : 51

MensajeTema: EL DOLOR DE ESPALDA   Dom Abr 04, 2010 3:56 pm





¿COMO ES Y COMO FUNCIONA LA ESPALDA?

Básicamente, la espalda sirve para:

Sostener el cuerpo y permitir su movimiento.
Contribuir a mantener estable el centro de gravedad, tanto en reposo como, sobre todo, en movimiento.
Proteger la médula espinal en una envuelta de hueso.
Para poder sostener el peso del cuerpo, la espalda tiene que ser sólida. Está compuesta por huesos muy resistentes y músculos potentes.

Para permitir el movimiento, la columna vertebral tiene que ser flexible. Por eso no está compuesta por un gran hueso sino por 33 vértebras separadas, dispuestas una encima de otra y sostenidas por un sistema de músculos y ligamentos.

Para contribuir a mantener estable el centro de gravedad, la contracción de musculatura de la espalda actúa como un contrapeso que compensa los movimientos del resto el cuerpo. Para actuar así, la musculatura tiene que ser potente.

Para proteger la médula espinal, las vértebras tienen una forma especial; un agujero en su centro por el que discurre la médula.

La columna vertebral
La columna vertebral del humano está formada por 33 vértebras. Las 7 cervicales, 12 dorsales y 5 lumbares están separadas por los 23 discos intervertebrales correspondientes. Las 5 sacras están fusionadas, al igual que las 4 coxígeas, formando los huesos sacro y coxis.

Si se observan de frente, las vértebras están perfectamente alineadas y forman una vertical. Sin embargo, de perfil, forman unas curvas. La superior -en la zona cervical- y la inferior -en la lumbar- son cóncavas hacia atrás y se llaman lordosis -cervical y lumbar respectivamente-. La curva media es cóncava hacia adelante y se llama cifosis dorsal.

Esta disposición permite que la columna sea muy resistente a la carga aplicada en dirección vertical, puesto que sus curvaturas le dan flexibilidad. Si la carga es muy importante, las curvaturas pueden aumentar transitoriamente, amortiguando la presión que sufren las vértebras. Por eso, en algunos países era tradicional transportar la carga sobre la cabeza. Además, al hacerlo así se mantenía el centro de gravedad en el eje de la columna, por lo que la musculatura de la espalda apenas tenía que trabajar.



Columna vertebral vista de perfil
1. Cervicales
2. Dorsales
3. Lumbares
4. Sacro
5. Coxis


EL DOLOR DE ESPALDA

El dolor de espalda aparece por un mecanismo neurológico -normalmente de origen desconocido- que causa dolor, inflamación y contractura muscular. Los principales métodos de diagnóstico son la historia clínica y la exploración física, y sólo en contadas ocasiones son útiles pruebas como la radiografía o el análisis de sangre, la resonancia magnética y pruebas neurofisiológicas.

Existen unas escalas evaluadas científicamente para valorar de forma objetiva la intensidad del dolor y el grado de incapacidad que ocasiona el dolor de espalda.

Para evitar y tratar el dolor de espalda se debe mantener el mayor grado de actividad posible y evitar el reposo en cama. La mayoría de los casos se trata satisfactoriamente con medicamentos, intervención neurorreflejoterápica u otros tratamientos no quirúrgicos. La cirugía está indicada en un reducidísimo número de casos y sólo cuando hay signos claros que garantizan su éxito.

PREVENCIÓN

Para evitar el dolor de espalda es recomendable hacer ejercicio o, en todo caso, mantenerse físicamente activo, evitar el sedentarismo, adoptar una actitud mental valiente ante el dolor y cumplir las normas de higiene postural destinadas a realizar las actividades cotidianas de forma que la espalda soporte la menor carga posible.

En este apartado se ofrecen consejos acerca de cómo llevar a cabo las actividades diarias (dormir, inclinarse, cargar pesos, levantarse, estar de pie, sentarse, etc.) del modo menos perjudicial para la espalda, con una clasificación por grupos de población (mayores, trabajadores, niños, población general). También se describe cuáles son los principales riesgos para la espalda de cada deporte. En general pueden incrementar algo el riesgo de padecer dolores de espalda aquellos que someten al cuerpo a vibraciones, los que requieren movimientos de flexoextensión o torsión, y los que obligan a mantener posturas de flexión o hiperextensión. Sin embargo, la realización de ejercicios físicos que desarrollen una musculatura compensada puede paliar los efectos adversos.

¿COMO SE PUEDE DIAGNOSTICAR LA CAUSA DEL DOLOR DE ESPALDA?

RESUMEN

Las primeras y más importantes fuentes de información para conocer las causas del dolor de espalda son la historia clínica y la exploración física. Las otras pruebas -radiológicas, analíticas o funcionales- sólo tienen valor si sus resultados se corresponden con los de la exploración física. Y dado que algunas son dolorosas y otras entrañan ciertos riesgos, sólo se debe recurrrir a ellas cuando los resultados del interrogatorio o la exploración física determinan su conveniencia.

CUANDO DUELE LA ESPALDA, LO MÁS IMPORTANTE ES:

Determinar si se trata de un dolor debido a un problema de la propia espalda (es decir una "patología mecánica del raquis") o a una enfermedad general que se está manifestando en la espalda (por ejemplo, una infección, un tumor o una afección metabólica -como la osteoporosis-). En más del 95% de los casos el dolor se debe a una patología mecánica del raquis.
Determinar si hay signos de que algún nervio esté siendo comprimido y cuál es la causa concreta del dolor, con el fin de aplicar el tratamiento más adecuado, con la urgencia que requiera.
Con ese fin, es indispensable realizar una detallada historia clínica y una meticulosa exploración física. Sólo si sus resultados lo indican, puede pedirse alguna prueba diagnóstica más. Ésta puede ser: radiológica -por ejemplo, la radiografía o la resonancia magnética-, analítica -como un análisis de sangre- o funcional -como un electromiograma-. Seguidamente se describen estas pruebas, pero antes hay que insistir en que las fuentes más importantes de información son:

La historia clínica del paciente, que indaga sobre sus antecedentes, cómo apareció el dolor, su localización y características, los factores que lo desencadenan o agravan, etc
Una meticulosa exploración física, que estudia las posturas y movimientos que desencadenan el dolor; la sensibilidad, reflejos y fuerza, la existencia de signos de compresión de raíces nerviosas, etc.
Sólo tiene sentido pedir pruebas diagnósticas cuando la información recogida en la historia clínica y la exploración física sugieren su conveniencia. De hecho, el resultado de las pruebas diagnósticas, incluyendo las más sofisticadas, sólo es valorable cuando se corresponde con la información obtenida en el interrogatorio clínico y la exploración física. Por ejemplo, dos pacientes con una imagen de hernia discal muy similar en su resonancia magnética, deben ser tratados de manera completamente distinta si los resultados de la exploración física son normales en uno de ellos, mientras que muestran signos de compresión del nervio en el otro. Es un grave error tratar imágenes en vez de pacientes.

Algunas pruebas diagnósticas son dolorosas, otras tienen riesgos y todas tienen un coste considerable para el paciente, ya sea en dinero, incomodidad o pérdida de tiempo. Por eso sólo hay que pedirlas cuando el tratamiento va a modificarse en función de su resultado o cuando es necesario para ajustar el pronóstico. En caso contrario, es inútil y puede ser contraproducente: algunas anomalías de la columna vertebral son frecuentes entre la población sana. Ver estas anomalías en un paciente cuyo dolor se debe a otras causas, puede inducir al médico a proponer tratamientos innecesarios. Por ejemplo, aproximadamente el 30% de la población sana tiene hernias discales que no dan ningún problema pero que se pueden ver en un TAC o resonancia magnética. Si en el caso de un paciente con dolor de espalda debido a una contractura muscular de dos o tres semanas de evolución, se pide una resonancia y se ve una de esas hernias discales irrelevantes, el médico puede pensar equivocadamente que esa es la causa del dolor y llevar a cabo una operación quirúrgica innecesaria y contraproducente.

Tanto la AHCPR como el RCGP y el CSAG coinciden en que a un enfermo que lleva menos de 4 semanas con dolor sólo hay que hacerle un interrogatorio clínico y una exploración física. Únicamente si sus resultados sugieren que es necesario, tiene sentido pedir pruebas diagnósticas -como rayos X, resonancia magnética, análisis de sangre, etc. En caso contrario, los resultados no van a cambiar el tratamiento del paciente, por lo que sería inútil realizarlas.

Además de la historia clínica y la exploración física, las pruebas diagnósticas más empleadas para determinar la causa del dolor de espalda son:

Las pruebas radiológicas, como la radiografía o la resonancia magnética
Las pruebas neurofisiológicas, como el electromiograma o los potenciales evocados
Los análisis de sangre
Otras pruebas diagnósticas usadas con menos frecuencia y que, aunque pueden tener utilidad en pacientes concretos, habitualmente sólo se usan de forma experimental.

TRATAMIENTOS PARA EL DOLOR DE ESPALDA: BASE, INDICACIONES Y RIESGOS

Para tratar el dolor de espalda se han propuesto muchos tratamientos. La mayoría nunca se ha evaluado científicamente, y pocos de los que lo han sido han demostrado ser verdaderamente eficaces. La mayoría se usan simplemente porque se han usado siempre, sin que existan datos científicos que demuestren su valía.

Algunos tratamientos están encaminados a tratar los episodios dolorosos y otros a disminuir el riesgo de padecerlos o acelerar la recuperación de la movilidad.

¿CUANDO HAY QUE ACUDIR AL MÉDICO?

Aunque no siempre que duele la espalda es necesario consultar al médico, en algunos casos es indispensable y en unos pocos, urgente. En esta sección se explica:

Cuándo es necesario ir al médico.
Cuándo es urgente hacerlo.
Cuándo no es indispensable.
Evidentemente, en caso de duda siempre es mejor consultar a su médico.

Hay que consultar al médico si se da una o más de estas circunstancias:
Para confirmar el origen del dolor:
Si es la primera vez que duele la espalda.
Si las características del dolor o su localización son distintas de las de los episodios previos.
Por la intensidad o duración del dolor:
Si es tan intenso que no lo alivian los analgésicos que se pueden comprar sin receta médica.
Si, con independencia de su intensidad, no mejora en 3 días o no desaparece en 7.
Por las características del dolor:
Si se extiende por el brazo o la pierna y es más intenso en esos trayectos que en la espalda o el cuello.
Si se acompaña de pérdida de fuerza o alteraciones de la sensibilidad.
Si impide todo tipo de movimiento o es constante (es decir, no se modifica en función de la postura o el movimiento).
Porque se acompañe de otros signos o se dé en situaciones peculiares:
Si hay fiebre, cansancio extremo o pérdida de peso.
Si se padecen otras enfermedades o se están tomando medicamentos que contraindiquen algunos tratamientos para el dolor de espalda.
Es urgente ir al médico si se da cualquiera de las siguientes circunstancias:
(Es excepcional que aparezca uno de estos síntomas, pero si le duele la espalda y surge repentinamente cualquiera de ellos, debe acudir inmediatamente al médico.)

Aparición brusca de alteraciones al orinar: imposibilidad de controlarlo o dificultad para hacerlo.
Pérdida de sensibilidad en la zona del ano, los genitales o la cara interna de ambos muslos ("anestesia en silla de montar").
Pérdida súbita de fuerza en ambas piernas.
Aparición brusca de dolor, acorchamiento o pinchazos en ambas piernas.
Imposibilidad de mantenerse en pie de forma estable.
Por el contrario, no es indispensable consultar al médico si se dan todas estas circunstancias (fíjese en que se tienen que dar todas ellas):
El dolor ya ha sido previamente valorado por un médico, y las características y localización del nuevo episodio son las mismas.
El dolor es soportable, se alivia con analgésicos que se pueden comprar sin receta médica, mejora en menos de 2 días y desaparece en menos de 7.
El dolor no se acompaña de pérdida de fuerza.
El estado general de salud es bueno; no hay fiebre ni pérdida de peso, no se padece ningún tipo de enfermedad y no se están siguiendo tratamientos que puedan influir en el dolor.

En caso de duda, siempre es mejor consultar al médico.


EJERCICIOS

Para definir qué ejercicios son convenientes para un paciente concreto es necesario realizar una detallada exploración física y valorar su historia clínica y antecedentes médicos. Por tanto, sólo un médico está capacitado para definir el programa de ejercicios que debe hacer un paciente concreto.

Consulte siempre a su médico o cirujano antes de comenzar cualquier tipo de medicación o tratamiento. Sólo él sabe que lo que es mejor para usted y podrá definir la combinación de ejercicios más adecuada y segura para usted.

SU ESPALDA

La espalda es una estructura robusta, formada por huesos resistentes y una musculatura potente. Es frecuente que el dolor de espalda no se deba a una enfermedad de la columna vertebral, sino a un mal funcionamiento de la musculatura de la espalda y a la influencia de determinados factores de riesgo. La mejor forma de evitar y tratar el dolor de espalda es hacer ejercicio y mantenerse físicamente activo, cumplir las normas de higiene postural, evitar el reposo en cama y tener una actitud mental positiva frente al dolor. Diversas situaciones como la edad o el estar embarazada, determinan qué factores de riesgo pueden ser más relevantes y las principales medidas a adoptar para prevenir o evitar el dolor de espalda.
Volver arriba Ir abajo
 
EL DOLOR DE ESPALDA
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» No tengo arreglo
» EPOC
» Dolor al amamantar.
» COLLAR DE AMBAR PARA EVITAR EL DOLOR DE LA DENTICION
» DOLOR DE RIÑONES

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
AMAS DE CASA :: SALUD :: NUESTRA SALUD-
Cambiar a: